Economía

Cultivadores de papa se toman las plazas y mercados para vender su producto

La crisis que vive el sector obedece a los bajos precios del tubérculo, impulsada por una reducción en el consumo por la pandemia del covid-19, y a las importaciones de países como Alemania, Bélgica y Holanda, denuncia Fedepapa.

Buscando amortiguar las pérdidas que les deja la cosecha de papa, los cultivadores campesinos se apostaron en carreteras y peajes de ingreso y salida a Bogotá para vender el producto que que los tiene al borde de la quiebra.

Los agricultores que se desplazaron a la ciudad fueron autorizados por las autoridades distritales para ingresar a los mercados campesinos y plazas de la capital para vender papa.

Una verdadera “papatón” se ha cumplido en varios puntos del país. Los campesinos han reclamado del gobierno mayores ayudas para responder por las obligaciones crediticias que se han agravado con el reducido mercado a la papa que les deja el producto importado.

Decenas de paperos han protestado frente a la sede del Ministerio de Agricultura, en el centro de la capital, para pedir la aprobación de un plan de compras públicas que les permita vender sus productos a precios remunerativos, subsidios directos para toda la cadena del gremio y frenar importaciones de sus productos. “Estamos supremamente indignados con el Gobierno Nacional (porque) viendo la crisis del sector económico colombiano, papero (…) no haya un apoyo pese a que hay los recursos”, dijo a Efe Rosa Elena Rodríguez, integrante de la mesa nacional de páramos. La crisis que vive el sector obedece a los bajos precios del tubérculo, impulsada por una reducción en el consumo por la pandemia del covid-19, y a las importaciones del producto de países como Alemania, Bélgica y Holanda, denuncia la Federación Colombiana de Productores de Papa (Fedepapa).

El gremio denunció que la crisis también ha afectado a los maiceros, moreros, frijoleros y lecheros, así como a los plataneros y yuqueros, “que siguen padeciendo las tragedias que acosan a campesinos, indígenas, empresarios del agro y trabajadores del sector por el desplome abrupto en los precios de compra de los productos”. Según la Asociación Colombiana de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Acopi), hasta agosto de este año habían ingresado al país más de 23.000 toneladas de papa como “producto de los Tratados de Libre Comercio (TLC) y la apertura económica”, por lo que pidieron al Gobierno “defender y fomentar la producción nacional”.

Desde hace unos días atrás, los cultivadores de papa comenzaron a sacar sus productos a la orilla de las vías esperando que los colombianos adquieran su producción. Personas allegadas a los cultivadores de papa han denunciado que el gobierno no le ha cumplido lo prometido a los campesinos y eso ha derivado en esta crisis.

El Ministerio de Agricultura dijo el 20 de octubre que destinaría 30.000 millones de pesos al Programa de Apoyo a la Comercialización de Papa en Fresco, que consiste en pagar una compensación económica directa a los pequeños productores del tubérculo, algo que el gremio consideró entonces como insuficiente. “Nos han presentado unas políticas absurdas donde a algunos campesinos, no a todos, les dan una compensación de 800.000 pesos (casi 220 dólares) que ni siquiera da (para) los gastos de siembra. Es humillante las políticas que está planteando el Gobierno y que no dan la solución real a la crisis del sector agrario en Colombia”, insistió Rosa Elena Rodríguez.

Este sábado se ha visto la presencia de los campesinos con sus productos en los peajes, las plazas y los mercados campesinos. Estos mercados organizados por la alcaldía están abiertos hasta la cuatro de la tarde en los parques de Alcalá, Fontibón, Kennedy y en la plaza de los artesanos. Esta forma de venta ha permitido a los campesinos aliviar en mínima parte sus problemas, pero sobre todo que han evitado que el producto se les dañe en los centros de producción.

www.elportalsemanario.com

Fuente: https://www.elespectador.com/

Jefe de redacción: Valentina Torres Osorio

Comment here