Este año fue histórico para las relaciones entre Colombia y Venezuela. El pasado 26 de septiembre ambas naciones escribieron un nuevo capítulo, pues a partir de ese día, por el puente internacional Simón Bolívar, pasaron cientos de camiones que le dieron la bienvenida a esa anhelada recuperación económica que estuvo rota durante siete años entre ambos países.

Visita al puente de Tienditas
Visita al puente de Tienditas – Foto: Alcaldía de Cúcuta

Lo que confirmaron en su momento las autoridades, sobre todo de transporte de Colombia y Venezuela, es que el proceso iba a ser gradual, si bien los comerciantes celebraron la reapertura económica, literalmente iba por partes. Uno de los factores para oficializar la reapertura fue revisar el terreno de los puentes para que pudieran pasar sin problemas los camiones, pues desde hace siete años no pasan con frecuencia vehículos.

En el caso del puente Tienditas no fue reinaugurado ese pasado 26 de septiembre de este año. En 2014 comenzó la construcción y fue financiado por los gobiernos de Colombia y Venezuela de ese año. La infraestructura fue terminada en 2016 y, para sorpresa de muchos, el terreno no se pudo aprovechar para el intercambio comercial entre ambas naciones por la mala relación que comenzaron a tejer desde entonces los dos países.

Desde ese año, solo las ambulancias y las carrozas fúnebres llegan hasta el puente para llevar ataúdes y pacientes de una zona a la otra. La estructura, que tiene seis carriles, es custodiada por cuatro carrotanques justo en la mitad. La obra tuvo un costo de $32 millones de dólares y promete un papel fundamental en la recuperación del comercio, como se pensaba en 2014.

Según Invías, a finales de este año, empresarios, comerciantes y ciudadanos del común podrán pasar con vehículos de carga en el terreno que le falta adecuaciones técnicas y de infraestructura, especialmente del lado venezolano.

Jairo Yáñez, alcalde de Cúcuta (Norte de Santander), indicó que con la terminación de la infraestructura del lado venezolano se fortalecerá el paso de mercancía que es fundamental para los comerciantes: “En Venezuela se deben ampliar las vías, porque son muy angostas, aspiramos a que en el menor tiempo posible se fundamenten los diseños, se estructure el proyecto y se hagan las obras”, puntualizó el mandatario local.

El Centro de Atención Sanitaria de Tienditas, en Cúcuta, ha ofrecido asistencia a los migrantes que están retornando al vecino país.

Aún no es habilitado el puente Tienditas, en la frontera colombo-venezolana, que costó 32 millones de dólares

Sin embargo, pese a los desafíos para poder reabrir el puente, el ministro de Transporte de Colombia confirmó que, a partir del primero de enero, no solo el puente Tienditas, sino los faltantes por reabrir en la frontera, que en total son cinco, serán abiertos para que puedan pasar oficialmente vehículos, para ir ganando terreno en esa apertura económica y comercial entre Colombia y Venezuela.

Según cifras del Ministerio de Comercio de Colombia, $7.000 millones de dólares fue el recaudo del intercambio comercial entre Colombia y Venezuela en 2008, uno de los mejores años en materia económica para ambas naciones. Sin embargo, la historia fue muy diferente hace dos años, es decir, en 2020, cuando la cifra decreció, superando niveles históricos, con tan solo $222 millones de dólares de ganancias. El comercio bilateral en 2021 cerró en $394 millones de dólares y a julio de este año iba en $383 millones de dólares.

Por su parte, Germán Umaña Mendoza, actual ministro de Comercio de Colombia, quien también se desempeñó como presidente de la Cámara Colombo Venezolana y conoció de cerca las necesidades que pasaron miles de connacionales, hoy ve con buenos ojos el restablecimiento binacional: “Esta es una de las fronteras más vivas de América Latina y por eso avanzamos, porque debe ser una apertura estable, duradera y segura”.

En el lado venezolano del puente Tienditas persiste contenedores que bloquean el paso
El puente Tienditas tuvo un costo de $32 millones de dólares y promete un papel fundamental en la recuperación del comercio, como se pensaba en 2014. – Foto: Duban Villamizar – Semana

Por su parte, Carlos Luna, presidente del Comité Intergremial de Norte de Santander, también se refirió sobre el hito histórico. “El mensaje más importante que se quiere enviar desde la frontera, a lado y lado, es que esto nunca más puede volver a pasar, por más de que haya diferencias políticas, diplomáticas o de modelos económicos”.

Con las nuevas exportaciones, empresarios del sector de la moda y la confección esperan facturar $60 millones de dólares y volver a marcar números como los que se vieron en 2008. Lo planeado en Colombia es que se tengan en cuenta artículos como el calzado y bisutería, como los primeros en exportar al vecino país.

 

Comment here